Atlantropa, el sueño demente de Herman Sörgel

El arquitecto alemán Herman Sörgel tuvo muchos problemas para acabar la carrera. En 1929, presentó su plan para desecar el Mediterráneo, unir Europa y África y crear una gran central hidroeléctrica en el Estrecho de Gibraltar. Nunca renunció a su proyecto faraónico, pese a que todos los que lo analizaron lo vieron como un funesto disparate.

Ir a descargar

A Herman Sörgel, que consiguió su título de arquitecto por insistencia más que por aptitud, se le ocurrió que desecar el Mediterráneo era una de las mejores cosas que podía hacer una Europa superpoblada. Así, desarrolló su proyecto Panropa que consistía en crear una gran presa que juntara las columnas de Hércules y convirtiera el estrecho de Gibraltar en la mayor central hidoeléctrica del mundo. El cierre de la conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo haría emerger más de 600.000 km2 del Mare nostrum y África y Europa quedarían conectadas por tierra y por ferrocarril.

El cierre del Estrecho de Gibraltar hará emerger las zonas sombreadas

Para Sörgel, Atlantropa eran todo ventajas. Acabaría con el paro, la superpoblación y la crisis energética (que ya andaba por allí). Otros, que se pretendían más sensatos, coincidieron en que la descabellada ocurrencia del arquitecto bávaro acabaría con el paro, pero a base de matar a los parados y a muchos de los empleados. Las tierras recuperadas al mar, más abarrotadas de sal que si por ellas hubiera pasado Othar, el caballo de Atila, serían un terrible foco de infecciones.

Atlantropa incluía un segundo Nilo y los nuevos mares de Chad y el Congo

Intentó vender su plan a Hitler y a Mussolini, pero a ninguno le agradó la idea de que los africanos llegaran a Europa sin jugársela en el Mediterráneo. Ni Mussolini quería cambiar de sitio sus puertos, ni Hitler quería alterar sus planes de dominio de Europa.

Pero Sörgel era, por no decir pesado, muy insistente. Ni siquiera descansaba en vacaciones. El día de navidad de 1952 dictó una conferencia sobre las bondades de su proyecto en la universidad de Mónaco de Baviera. A la salida, cuando iba en bicicleta por una avenida semi desierta, un automóvil le pasó por encima. Dos días después lo enterraron con su proyecto de desecar el Mediterráneo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s